miércoles, 18 de julio de 2007

Sectas

La mayoría de las veces cuando se escucha la palabra “secta”, las personas se horrorizan, porque lo relaciona a lo prohibido, lo malo. Una palabra que a lo largo del tiempo ha sido muy utilizada para descalificar a minorías religiosas, pero si conocieran sus orígenes y uso histórico se darían cuenta que es un termino que ha sido mal usado.

Existen diferentes definiciones, la estrictamente lingüística que dice "secta viene del latín sectas y quiere decir, Doctrina enseñada por un maestro y seguida por sus adeptos. Particularmente la doctrina y el conjunto de sus adeptos", pero es una definición demasiado amplia que se utiliza muy poco, luego le siguen las definiciones Histórico- Lingüística-Cultural, Teológica, Sociológica, de los Psicólogos Sociales, de la Ciencia Médica, etc. Tantas definiciones y puntos de vistas diversos hacen de alguna forma que el tema se torne completamente complejo de analizar, ya que nadie se pone de acuerdo con los parámetros para encasillar a un grupo determinado como secta o no, más aun si no se tiene claro a que se le quiere llamar secta, si a los movimientos destructivos, con ideales dogmáticos o del punto de vista del catolicismo a todo aquello que no reconozca la Biblia como guía espiritual o los movimientos que se han separado del tronco central del cristianismo, etc. Los grupos a los que se llaman sectas en la actualidad, según el punto de vista ya sea científico o religioso, puede ser correcto o incorrecto, porque nadie tiene la verdad absoluta del concepto, todo depende para donde se quiera llegar, como todo ámbito de cosas, las sectas tienen dos cara de la moneda.

Hay movimientos ideológicos internacionales que proponen que se utilice el concepto Nuevos Movimientos Religiosos para referirse a cualesquiera organizaciones, minoritarias o de reciente creación, independientemente de que constituyan o no un peligro para la sociedad., para ocultar sus verdaderas prácticas sectarias.

Las sectas han sido estudiadas desde distintos puntos de vista: teológicos, sociales, psicológicos y legales, son tantas y tan diversas en lo que se refiere a creencias y prácticas, que se tuvieron que clasificar para establecer una justa discriminación entre unos y otros, entre ellos están: Los Movimientos Destructivos y No Destructivos; Movimientos de Riesgo; Movimientos de Permeabilización o Audiencia; Por Orígenes Religiosos o Geográficos; Por Contenidos, entre otros.

En América Latina las principales sectas que funcionan son: Ananda Marga; Bhagwan Rajneesh; Iglesia de la Cienciología; Escuelas del Cuarto Camino; Grupos Espiritistas; Grupos Gnósticos; Hare Krishna; Las 8 Reinas; Los Adventista del Séptimo Día; Meditación Trascendental; Misión de la Luz Divina; Iglesia del Reverendo Moon; Mormones; Niños de Dios; Sai Baba; Sectas Platillistas; Siloismo; Tradición, Familia y Propiedad; Testigos de Jehová, Umbandismo, entre otras, sin considerar las sectas satánicas donde las famosamente conocidas en el marco internacional, están la Iglesia de Satán, Hermanas del Halo de Belcebú, el Grupo Astaroth y El Templo de Seth,

Pero cómo se forman, cómo operan, su impacto en las personas, en las familias y en la sociedad. Mucha gente cree erróneamente que los jóvenes que se unen a las sectas son inadaptados, hablando psicológicamente, que son producto de familias dañadas o desunidas, o que buscaban precisamente la secta a la que se unieron. Las investigaciones indican que aproximadamente dos terceras partes de los adultos jóvenes que se han unido a sectas han salido de familias normales y habían demostrado un comportamiento adecuado a su edad cuando entraron a la secta. De la tercera parte restante, sólo el 6% tenía problemas psicológicos importantes antes de unirse.

Los que se unan o no, están en pleno derecho de hacerlo, siempre he pensado que el ser humano es libre de hacer lo que estime conveniente en su vida, sin embargo no dejo de impactarme cuando leo artículos sobre suicidios masivos de algunas sectas. En 1978 se produjo un suicidio colectivo de 914 personas en Jonestown, Guyana, todos eran seguidores del Reverendo Jim Jones, quien también se autoinmoló, y guiaba la secta llamada “El Templo del Pueblo”. En Marzo de 1993 más de 80 personas se suicidaron junto con David Koresh en Waco, Texas, por motivos religiosos. En 1994, el grupo esotérico “La Orden del Templo Solar” efectuaron suicidios diferidos en Suiza y Francia, todos eran seguidores del Dr. Luc Jouret. En el mes de noviembre de ese mismo año las autoridades de Ucrania impidieron el suicidio colectivo de los seguidores de Marina Tsvygun quien afirmaba ser la reencarnación de Cristo, fueron arrestadas 779 personas en Kiev, el culto tiene actualmente 150.000 seguidores en la ex-Unión Soviética y se llama “La Fraternidad Blanca”.

Aunque no solo las auto-inmolaciones masivas pueden llegar hacer un tema chocante al estudiar estos movimientos, que por ser tan herméticos, no se sabe mucho de sus funcionamientos internos. Las sectas satánicas también son un tema de cuidado, sus miembros normalmente no se suicidan en forma masiva ni tampoco individualmente, pero en países como Noruega y Suecia salían a quemar iglesias, profanar tumbas, secuestrar cadáveres, beber sangre, exposición sexual y actos como la necrofagia y la necrofilia.
Estos son actos que cada cual elige hacer, sin embargo es preocupante como las cúpulas, los creadores de estos movimientos, maquinan a tanta gente para obtener poder y dinero de los feligreses que no quieren ver ni reconocer que están frente a una organización sectaria. Por ejemplo la iglesia de la Cienciología surgió en la imaginación de su fundador, Ron Laffayette Hubbard, un escritor de ciencia ficción que nació en Nebraska en 1911, con el fin de captar adeptos, Hubbard mezcló la fantasía de sus novelas con la realidad e inventó toda una historia que se remonta hace 75 millones de años, donde un soberano galáctico llamado Xenu confinó en la Tierra a los "thétanos", malvados espíritus que hasta nuestros días infectan las psiqués de los hombres, causando males que sólo pueden curarse con mucho dinero y sesiones de "clarificación". Esto, que podría parecer un cuento de ciencia ficción, no es otra cosa que el postulado de la Iglesia de la Cienciología, una secta que por medio de amenazas y extorsiones, ha construido un imperio económico.

Finalmente no esta en mis manos decir lo que esta bien y lo que esta mal, si las personas deberían de creer o no a tanta maquinación creada por el hombre, lo único claro y lo único cierto es que las sectas o nuevos movimientos religiosos, como le llaman algunos, existen, donde cada día crecen más y más y a lo mejor acá en Chile deberíamos abrir el debate sobre el tema y no esperar un suicidio masivo u otras matanzas de sacerdotes para preocuparnos de lo que esta pasando.


N:N:D:E:T:A

6 comentarios:

Personas que cuidan a la sociedad dijo...

Este es un artículo de un experto en Libertad Religiosa

El revés de la trama y el miedo a lo desconocido en relación a la Congregación de Cienciología

Daniel M. Tirapu, Catedrático de Universidad.

La primera noticia de esta organización me llegaba a través de la detención de uno de sus dirigentes al llegar a España, donde quedó detenido inmediatamente acusado de cargos muy graves, estafa, asociación ilegal, etc. , sin demasiado fundamento, al parecer, a juzgar por la total absolución de todos los cargos.

Más tarde Motilla en su monografía "Sectas y Derecho" hablaba de esa entidad como de religión moderna, no sectaria, pública y legal en los países donde estaba implantada. Después, la Presidenta de la Congregación me mantuvo informado de sus publicaciones, noticias y demandas ganadas contra psicólogos y psiquiatras que pretendían apartar a algunos de sus miembros mediante una cierta reprogramación mental. El resto de mis noticias han sido variadas y confusas: la pertenencia de algunos destacados actores y actrices del cine mundial, el tema de un cierto elitismo o religión para ricos, control mental en sus miembros (cualquier empresa mercantil o ideológica controla en la medida que puede a sus empleados, a través recursos humanos, trabajo equipo, identificación con los fines de la empresa, etc). Por otra parte, colegas del Derecho Eclesiástico, que habían viajado invitados por la Congregación a ciudades americanas, para conocer más a fondo la organización, nunca se negaron a viajar y conocer, pero no tengo noticia de sus artículos, científicos o no, acerca de su experiencia.

En privado oía comentarios del estilo: qué personas tan raras, económicamente les va bien, te tratan de maravilla, algo deben ocultar, tienen un aparato que sirve para santificarse que cuesta tres millones de pesetas y una sarta de estupideces poco creíbles para cualquier mente madura.

Mi historia real con la Congregación de Cienciología comienza a finales del mes de marzo, cuando fui amablemente invitado como experto en cuestiones de derecho de libertad religiosa de confesiones religiosas en el derecho español, para que comentase una sentencia del Tribunal de Estrasburgo que amparaba y daba la razón a la Cienciología sobre una cuestión registral como ente religioso en Rusia. Fue el momento en que con toda sinceridad les dije que soy católico y que respeto y exijo respeto para el derecho de libertad religiosa, porque así me lo enseñó el Vaticano II en su declaración Dignitatis Humanae, en la que proclamaba solemnemente que el derecho de libertad religiosa, sin olvidar el deber de la persona a buscar la verdad del sentido de la vida y la verdadera religión, como derecho natural humano, debía ser reconocido en el Derecho de los ordenamientos.

Tristemente media humanidad, unos tres mil millones no gozan de este derecho (China, Islam con diferentes identidades según los Estados y hasta hace poco el muro soviético). Si es verdad que en el orden existencial el derecho más primario es la vida (pues sin ese derecho no hay otros o podríamos decir que se tendría el estatuto jurídico del cadáver), en orden esencial las libertades, religiosa, de pensamiento y de conciencia son más importantes. La vida queda muy devaluada en una cárcel o en un campo de concentración, donde no puedes rezar, hablar con libertad, decidir, etc.

Fui muy claro con los dos dirigentes de la Congregación. Les conté todas mis dudas acerca de si son una religión: el tema del Ser Supremo, el por qué de la cruz cuando parece que no creen en un salvador externo, auxilios divinos, salvación, ministro de culto, situación de la mujer, matrimonio, cuerpo de doctrina moral, etc. También les conté el conjunto de cuestiones increíbles que les rodeaban: blanqueo de capital, extorsión, control, instrumentos caros para el aprendizaje de la religión, compensación de favores, y un largo etcétera acerca de su supuesto secretismo, opacidad, problemas con la justicia, doctrinas raras entre otras cosas. Sin embargo, fui informado detalladamente, pude acceder a sus libros litúrgicos, sus Estatutos que los pude sacar de la sede de su templo en Madrid (recuerdo que para un trabajo similar con una comunidad de religiosas católicas, me dieron un horario para consultar los estatutos), no me quitaron la cartera y me sentí bien tratado, respetado, cosa poco normal, hacia alguien que va haciendo preguntas íntimas a entidades eclesiásticas, católicas o no.

Hasta ahí, mi toma de contacto para una posible investigación. Ahora viene el revés de la trama, desde que he hablado de esta visita al templo he recibido los siguientes mensajes: un abogado de cierto prestigio me dice que teme por mi, que pueden investigar mi vida privada, extorsionarme, ser comprado por dinero (un tanto contradictorio con la extorsión); un antiguo miembro del Ministerio de Justicia me dice que son lo más peligroso del mundo ¡sin más razón ni prueba alguna!; una secretaria de un grupo del Congreso me miró despectivamente al verme con algún material facilitado por la Congregación; un amigo me dijo que cómo un católico podía entrar en contacto con semejante gente. En fin todo esto me ha hecho interesarme a fondo por la Congregación de Cienciología, precisamente como reacción al cúmulo de asuntos contradictorios y falsos que me han contado. Es verdad que soy católico y no pienso poner en peligro mi fé pero también es verdad que soy un jurista experto en temas de libertad religiosa y confesiones y soy amante de la libertad, odio la murmuración y el chismorreo y me gusta escuchar a las dos partes, cuanto más en un tema de mi especialidad. No me han hecho oferta de ningún dinero, tampoco lo quiero y lo único que sugirieron era que participase en su reunión mundial en Inglaterra como observador externo.

Estoy enfrascado en toda la documentación recibida, dictámenes, libros, vida del fundador, pero podría concluir de entrada algunas cuestiones:

1) Cienciología es una religión moderna, urbanita, especialmente dirigida al hombre y la mujer que agobiados por la vida moderna entrenan sus facultades mentales y volitivas en el auto-conocimiento y la comprensión del mundo que les rodea. Tiene éxito porque sus mensajes son muy sencillos y claros, y con un poco de constancia se observan cambios sustanciales: calma, paz, huir de lo negativo buscando lo positivo, moral cívica intensa pero sometida a lo que nos ha sido dado como personas, varón y mujer.

2) Su código moral incluye cuestiones muy modernas: cuidado de la salud, medio ambiente, presentarse adecuadamente en el vestir, el aseo, moderación en la comida y bebida sin prohibiciones expresas, no a las drogas, sentido de fidelidad en la pareja hetero, no ser promiscuo, amar a los niños, respetar a los padres, no robar, no mentir, no asesinar, no al aborto, respeto de la naturaleza, ser un buen ciudadano que cumple las leyes aunque sabe que hay leyes que pueden ser injustas.

3) Creen en Dios o el Ser Supremo, tienen ministros de culto y un sistema ascético en el ejercicio de potenciales del espíritu, el comportamiento humano y la voluntad.

4) Su templo en Madrid es absolutamente transparente (literalmente todo ventanas), con dos entradas y dos salidas. No piden nada para entrar. Tienen un templo, servicios religiosos, asesoramiento espiritual, programas sociales contra la droga y para el tercer mundo.


Evidentemente es una religión, para mí lo es pues cumple todos los requisitos y lo dicen expertos en religión y desde luego mucho más si el Ministerio de Justicia ha llegado a reconocer a grupos de treinta fieles, el Palmar de Troya, los Testigos de Jehová (muy problemáticos para el Estado, sangre, mili, etc) e incluso grupos "religiosos" que usan estupefacientes para ritos.

Hasta el momento desarrollan su labor con arreglo al Derecho común como confesión no inscrita a la que asiste el derecho de libertad religiosa en su dimensión personal y colectiva. Por ultimo, me llama la atención que ante la oferta de la Congregación a entidades autonómicas o estatales para colaborar en fines sociales, no reciban la más mínima subvención aun sabiendo que los resultados en sus centros de rehabilitación son diez veces más baratos que los tratamientos de metadona y con mayor índice de éxito. ¿Por qué no colaboran con ellos?

Veo en esta Congregación cierta impronta americana a través de su fundador, aunque aún así se integran perfectamente en las costumbres de ahí donde establecen una sede, cosa que he visto en España, donde en su inauguración contaron con la presencia de Dionisio Llamazares e incluso mucho flamenco. Para sus actos de proselitismo y de establecimiento, no piden ni quieren ninguna subvención por que se autofinancian. No puedo emitir más que conclusiones muy provisionales pero intentaré estudiar el asunto a fondo.

Belenus dijo...

Uf! que comentario tan largo!

En fin. La línea que separa una secta de una religión suele ser difusa ya que en el fondo ambas se comportan del mismo modo: Existe un maestro y/o una verdad revelada en común y un conjunto de fieles que lo siguen con oraciones y/o prácticas rituales.

Hasta el momento no existe nada condenable en este acto ya que ha sido natural en el ser humano el buscar más allá de lo que conoce y siente. Siempre ha buscado satisfacer su fe de una u otra manera.

El tema empieza a ser condenable cuando las prácticas de algunas sectas (o religión) empiezan a hacer daño a sus miembros, a los que lo rodean, al medio ambiente y etc... en resumen, cuando hacen daño al mundo. Porque a mi me da lo mismo que Perico crea en la divinidad de Pepe grillo a menos que el grillo lo incite a que mate a sus hermanos o que robe a su prójimo. En este caso son las leyes de estado las que deben actuar no por sectario sino por asesino, ladrón, etc.

Ahora, ¿qué es lo que hace que el hombre se reuna en torno a un tema en común? En mi opinión es un asunto de comunicación, identidad y pertenencia. Las personas nos movemos hacia donde nos sentimos cómodos y acogidos... entendidos, tal como lo que pasó en la torre de Babel.

Saludos y espero que siga el debate.

Erzsebet dijo...

gracias por tu comentario "personas que cuidan a la sociedad", sin embargo tambien creo que un grupo sea o no aceptado como una religion no es un tema importante, puesto que solo se estaria peleando o cuestionando un status mas dentro de la sociedad, creo que lo importante es aclarar las conceptos, puesto que en Chile el concepto de sectas es muy mal interpretado, puesto que se asocia siempre a cosas referidas con el satanismo o algo negativo dentro de la sociedad, lo importante es darse cuenta cuando estos grupos son aporte negativo dentro de la sociedad y salvar a quienes crean, en mi opinion, estupideces que ciegan el alma... y separar estos grupos con sociedades hermeticas que son denominadas sectas pero no causan ni influyen en cosas negativas para nadie.

Caballero del Temple dijo...

Gracias por sus comentarios y esta abierto el debate

Anthares dijo...

El hombre necesita de secretos y el mundo necesita de las macrosociedades, para mi las sectas son una parte importante en la sociedad.

Belenus dijo...

¿porqué son importantes para la sociedad?