lunes, 10 de noviembre de 2008

Hombre Perfecto


Algunos de nosotros tenemos una concepción adoptada acerca de un “mejor hombre” desde un punto de vista valórico. Aquél que tiene principios claros y está orientado al bien, por lo tanto actúa siempre en consecuencia de ello. Está en una constante búsqueda de la verdad lo que le otorga un gran criterio y una mente abierta. Es casi como una manifestación sublime del concepto de hombre que se lograría con una acción propia e interna y que por consecuencia repercutiría en nuestro entorno y en nuestros semejantes. Es el denominado “hombre integral”.

Desde el “hombre integral”, valóricamente completo, al “hombre perfecto” solo faltaría un cuerpo “físicamente completo”. Es decir, mente sana en cuerpo sano.

Esto es desde un punto de vista laico, pero ¿qué hay del alma o el espíritu?. Seguramente un “hombre perfecto” tendría que ser también completo con respecto a su lazo con la divinidad, pero esto ya depende de las creencias de cada individuo.

Revisemos brevemente lo que han tratado algunos filósofos al respecto en dos corrientes que me parecen en sumo interesantes:

Nietzsche pensaba que la estructura propia del ser humano es la de ser un cuerpo viviente. Es decir, no considera el cuerpo como un “traje” o un “recipiente” sino más bien como el ser del hombre, su sí mismo íntegro. El espíritu no sería más que un simple acontecimiento en la vida del cuerpo. Es por esto que para Nietzsche los fenómenos corporales son más ricos que los fenómenos espirituales e incluso los instintivos, por lo tanto tendría más relevancia la vida consciente.

Sri Aurobindo, al contrario, afirma que el hombre es un espíritu, es un alma que se manifiesta en los vehículos inferiores como son la mente y el cuerpo, y que en esencia es eterna, por lo que está sobre la propia vida. Entonces lo espiritual toma relevante importancia ya que sería esta la característica que controla y armoniza al ser humano.

Entonces ya podemos sospechar las diferencias entre el “superhombre” que propone Nietzsche al que propone Aurobindo. Para Nietzsche el superhombre es simplemente un hombre superior al hombre ordinario, como una manifestación más poderosa de la voluntad de poder. Este superhombre expresa nobleza, pureza de instintos, liviandad, supervitalidad y risa. Para Sri Aurobindo el superhombre se revela distante al hombre ordinario por lo que lo denomina “suprahombre”. Este suprahombre manifiesta una conciencia supramental, es decir, una conciencia-fuerza, una conciencia que es al mismo tiempo poder. Aquél ser sería una especie de encarnación divina en la tierra por lo que podría alcanzar un conocimiento integral de la realidad.

Como se sabe, en Nietzsche la negación de Dios es clara, pero independiente de las creencias religiosas yo pongo en duda si la definición del “suprahombre” de Aurobindo puede seguir considerándose “humano” ya que estaría más conectado a lo divino por lo que se convertiría en una especie de híbrido entre hombre y Dios. En cambio el “superhombre” de Nietzsche, sería como el humano perfecto, con origen y destino en el mundo animal.

¿Se podría lograr este superhombre? Tal vez no, si confiamos en el sistema de selección natural en el ser humano ya que, a diferencia del resto de los animales, al ser una especie “civilizada” ya no seleccionamos a nuestros mejores ejemplares para que se reproduzcan sino que, por el contario, ayudamos a vivir a nuestros discapacitados y a nuestros semejantes con defectos genéticos que transmitirán esas características a sus hijos y así sucesivamente. Nos multiplicamos más y nos alimentamos cada vez peor y si sumamos la gran cantidad de defectos genéticos que no se eliminarán por selección natural, perfectamente podríamos pensar que vamos hacia atrás en esta carrera de ser un “mejor ser humano” (como especie) en virtud de la solidaridad.

Pero la tecnología avanza y cualquier soñador podría pensar que en la ciencia puede estar la solución a esto. De hecho con el desciframiento del genoma humano se dio un paso importante en este ámbito y hoy en día ya se han identificado cerca de 4.000 defectos de nacimientos conocidos(*) y estos pueden provocar impedimentos emocionales, mentales y/o físicos, otros pueden ser fatales. Algunos de los defectos de nacimiento más comunes son la enfermedad de Tay-Sach, distrofia muscular, anemia drepanocítica, el síndrome del cromosoma X frágil, entre otros (breve artículo AQUI). De hecho una fecundación in-vitro es selectiva ya que permite elegir entre los espermios y óvulos sin defectos (o con los menos defectos posibles) para tener bebés más sanos, aunque ya han aparecido casos de padres que piden, como requisito, que su hijo nazca deliberadamente con el mismo defecto genético que ellos, como la sordera que es una característica recesiva, algo que ha generado más de un debate ético entre los profesionales del área. En este caso la pareja de padres sordos no se consideran discapacitados por poseer esta característica (más info AQUI).

Como conclusión, podemos pensar que la “concepción humana” de las características que debería tener un “ser humano perfecto” puede variar dependiendo de los conceptos valóricos y espirituales de cada persona, pero también podemos pensar que existe una característica natural ideal del hombre como especie, como animal. Así como el tigre obtiene las garras para que sea un perfecto cazador o como logra la araña la capacidad de generar y tejer la tela perfecta con la cual caza a sus presas, el ser humano debe tener un perfil natural ideal.

¿Qué pasaría si el ser humano dejara que la selección natural (o artificial) actuara? Esto tiene un nombre: Eugenesia. El siempre cuestionado control de natalidad y la selección de quienes pueden reproducirse y quienes no. Tal vez una actitud que hoy en día podría considerarse anti-humana por ser discriminatoria e inmoral pero que más de alguno de nosotros en un momento de frialdad ha pensado que podría ser la solución a una gran parte de los problemas sociales que hay en el mundo como el hambre, la enfermedad o la violencia.

Por el momento solo pienso en el mejoramiento continuo con los mejores valores que se pueden rescatar de nuestra sociedad, tanto moral como espiritualmente, y en el aprendizaje de nuestro actuar en la vida aunque en el fondo siempre busque en los límites de los acontecimientos y la realidad como en el pensar, no en el mejoramiento… sino en el perfeccionamiento.

NND
Marcelo TM

(*) Se consideran defectos genéticos a aquellas anormalidades de la estructura o de la función que un bebé presenta en el momento de su nacimiento.

15 comentarios:

Angela dijo...

Personalmente, y sin poder eludir mi formación, considero que los elementos que constituirían un posible hombre perfecto no son discutibles en términos absolutos, sino solamente considerando un contexto cultural específico, y bastante específico. Los conceptos de la columna aluden a mi juicio a valores (deseables) bastante occidentales, intergados y postmodernos. Sería interesante indagar en las variaciones culturales de las características de perfección según la cultura esto considerando la actualidad solamente, porque si consideramos además la dimensión temporal, también encontraríamos diferencias interesantes aún en un mismo contexto espacio-cultural.

Marcelo TM dijo...

Indudablemente en el ámbito moral hay que contextualizarse tanto cultural como temporalmente, pero nunca olvido algunas personas y conceptos que han transpasado las fronteras culturales y han sobrevivido más de dos mil años, como la enseñanza de Jesús. Independiente de la existencia de Dios y Jesús o de la credibilidad de las instituciones que usan su nombre, no podemos negar que la filosofía transmitida por él ha sido válida con el paso del tiempo y el cambio o la variedad cultural.
A este tipo de avatares, a estas características, yo me refiero en la columna.

Anthares dijo...

Se a filosofado y se ha discutido atravez de circulos hermeticos, sobre el tema del hombre perfecto, dentro de este concepto tan manoseado, esta el hombre integral, el suporhombre de Nietzsche, el probeta, etc
Pero me abarcare en mi atencion a los dos primeros que he mencionado, primero dque nada son seres o sentimientos totalmente utopicos, el hombre integral es mas que nada un hombre filosoficamente perfecto y el suporhombre un ser terrenal inexistente, como por ejemplo ZARATUSTRA mencionado personaje de Nietzsche. Creo que cientificmante hablando no tiene fondo y validez en esto,

ANGELA: Especifica tu repuesta

Erzsebet dijo...

Primero que todo, creo que el texto que expone Marcelo en este blog, trata dos aristas totalmente diferentes entre si, que no se si es muy aventurado de su parte juntarlas en una sola, aunque de cierta forma lo encuentro igualmente interesante.

El primer tema tiene relacion con un hombre perfecto que se quiere esculpir a traves de la filosofia humana, y aqui ya estamos entrampados en los valores que persigue el ser humano, en la definicion del bien y el mal y en una larga lista de condiciones de que es bueno y malo, que es correcto o no, el pensamiento filosofico ya esta ensuciado con la mismas mentes que piensan en ello, porque el ser humano es corrupto de por si, por lo tanto la idealizacion del hombre perfecto, ya viene ensuaciada de ante mano por nosotros mismo los humanos imperfectos, primero que todo ¿que es perfeccion? al final nosotros mismos respondemos a eso por lo que ya hace que no se perfecto desde el inicio.

Por otra parte se habla de un perfeccionamiento genetico, cura que viene de la mano de la genetica por dejar que la moral, y el apego a la vida hagan posible que la seleccion natural no exista en el ser humano. Y aqui, discultible o no por la etica, es importante constribuir al perfeccionamiento de la parte biologica del ser humano, sin embargo lo fisico no es lo mismo que el pensamiento y s el pensamiento el que debe mejorarse.

Hombre perfecto, no existe, solo es un sueño, una utopia, querer alcanzarlo es mas ilusorio todavia. Mientras el ser humano este corrompido (pensamiento que viene ya en la epoca de socrates o antes) no nos acercaremos en un hombre perfecto.

N.N.D.E.T.A

Marcelo TM dijo...

En realidad yo lo traté de dividir en tres:
1.- Hombre valóricamente perfecto.
2.- Hombre biológicamente perfecto.
3.- Hombre espiritualmente perfecto.
Bueno, podrían haber combinaciones entre ellos también.
De estos tres el que me llama la atención es el Nº2, ya que este es el único cuyas condiciones no dependen de la moral o las creencias humanas, sino que es "natural", puro estado animal.
Ahora, la afirmación de que el hombre está corrupto yo no sé si es tan absoluta o tan verdadera en sí. Es verdad que cuando entra en juego la "percepción humana" el tema como que se tergiversa (el asunto de los puntos de vista y la contextualización, etc)... pero de ahí a considerarlo corrupto, no sé.
Tu hablas de la mente sobre el cuerpo, entonces me imagino que piensas que para perfeccionarse hay que desprenderse del cuerpo y alimentar la mente, si?, cuéntame.

bobafett dijo...

me seduce más la búsqueda de la perfección escogiendo el camino de la espiritualidad , la generosidad y los valores . Ese es mi norte .

Erzsebet dijo...

Primero: respondiendo a tu pregunta Marcelo, aclaro que al comentar deje de lado lo espiritual porque tiene que ver con la creencia del alma, la creencia en dios, etc y creo que el hombre integral no puede estar sumido en normas eclesiasticas, eso por un lado. Ahora bien, creo que si se logra el hombre biologico, este debe estar acompañado con un nombre racionalmente perfecto tb, pero el solo hecho que el ser humano tenga sentimiento y libre albedrio, hace que este concepto sea utopico, no se si responde a tu pregunta.

Por otro lado, creo que la busqueda del hombre integral es correcto y muy bueno que venga de la mano del hombre, llena de valores, etc, que enriquecen nuestra sociedad, pero creo que es inalcazable. No existe hombre en la tierra que pueda ser perfecto, nisiquiera un robot, porque este esta creado por un ser imperfecto.

Marcelo TM dijo...

Yo pienso que la perfección no es un estado inalcanzable necesariamente. O sea, según la RAE "perfecto" se refiere a que cumple el grado máximo de una determinada cualidad... o defecto (yo siempre bromeo con que existe el "perfecto imbécil", por ejemplo). El tema es cuáles son las característcias que debe cumplir este hombre para que uno lo considere perfecto. Solo sería inalcanzable si las condiciones de perfección son imposibles. Pero dentro de lo posible SI existen muchas característcas que PUEDE cumplir un hombre ideal.

Ahora, lo de la espiritualidad puede ser cuestionable según tus creencias, pero de todas formas hablas de los sentimientos, incluso de libre albedrío... algo muy religioso, ja! (broma)

Ahora, yo te preguntaba por el lado "mental" o ¿es el sentido cabalístico de lo mental? No se, por ahí he leído artículos, libros y teorías acerca de una "ley del todo" relacionado con algunos principios herméticos ("todo es mental", "lo que es arriba es abajo", en el sentido que el universo funciona como nuestra mente), algo que incluso puede tener sustento científico en la mecánica cuántica. Recuerdo siempre el cuento "Las Ruinas Circulares" de Borges en la cual un hechicero se dedica a crear al hombre perfecto en su mente. Muy bueno.

Saludos,

Erzsebet dijo...

una integracion, mente, alma, espiritu: claramente el simbolismo del baphomet, lo que es arriba es abajo, para mi sigue siendo utopico, claramente se puede llegar a cumplir con ciertos parametros como tu dices, pero son parametros que pone un hombre imperfecto, lo que de por si en terminos puros no se cumple con lo que tu planteas.

Marcelo TM dijo...

Todavía no entiendo porqué partes de la base de que el hombre es imperfecto o corrupto.
Además no necesariamente los parámetros los debe dar otro hombre, nosotros vivimos en un medio natural que tiene variadas condiciones de vida y el hombre puede vivir en la mayoría de ellas. Si somos el mamífero dominante y el más numeroso del planeta, ¿no nos hace la especie óptima para vivir en éste medio?
La selección natural nos ha dado las herramientas para poder llegar a lo que somos hoy en día, a pesar de lo que digan los pesimistas acerca de que el mundo va en decadencia.
Sin embargo hay varios científicos que piensan que el hombre es un poco arrogante al pensar de esta manera ya que el tiempo habitado en el planeta es mínimo comparado por ejemplo con los dinosaurios y menor aún si lo comparamos con los microorganismos que han habitado el mundo desde su génesis. De hecho, nosotros tenemos microorganismos que conviven en nuestro cuerpo, nuestra piel, nuestro estómago, sin los cuales no podríamos vivir.
En fin, el punto es que las carcaterísticas del hombre perfecto las puede dar la propia naturaleza.
De hecho ¿qué es lo que ha pasado sobre nuestra especie cuando hemos dado un salto evolutivo? Como aquél que sucedió cuando el primer homínido aprendió a usar herramientas; característica sin la cual seguramente el hombre no hubiera sobrevivido.

Mi amigo Hugo dijo...

En una de seas conversaciones a la antigua, frente al planetario de la usach y normalmente fumando un par de cigarros, conversamos con el Hugo acerca de mil y un temas. Entre aquellas me quiso dar su opinión acerca de este artículo y que reproduciré brevemente aquí:
Él me comentaba que su visión al respecto era muy similar a la filosofía de Katsumoto, lider Samurai (El Último Samurai), quien, entre otras cosas, intentaba realizar un poema donde hace referencia a la flor del cerezo. La flor perfecta, Katsumoto pensaba que aquél que buscaba solo una, perdía su tiempo. Luego, al final de su vida concluye que todas las flores son perfectas, que la vida es perfecta, que la muerte es perfecta, que al final todo es perfecto cuando se sabe vivir con dignidad, con honor.
Para un samurai, la flor de cerezo es símbolo de la vida de un samurai. En Japón, el florecimiento de los cerezos (Sakura) es siempre esperado en cada primavera como un bellísimo regalo de la Naturaleza. En ese momento los japoneses organizan el festival de Hanami. Bajo la energía de los Sakura, reunidos en familia y junto a sus amistades, los japoneses celebran la VIDA y meditan sobre lo efímero de ella.
Al final, esta alegoría de la flor es un llamado a vivir la vida "en cada sorbo de aire". Eso es Bushido!

Olga dijo...

Hablar de la evolución resulta tedioso , cuando el parámetro para medir el progreso se basa todavía en el enorme mito del individualismo del cual se jacta occidente y sus ciencias materiales.

Sin embargo, pasa de vez en cuando, dentro de éste culto a la evolución del microchip y los medicamentos genéricos, que surge dentro de lo obtuso,cuando una visión diferenciada que no sólo cuestiona las numerosas realidades científicas impuestas, sino que señalan un nuevo camino de comprensión del universo a nuestro alrededor.

Carl Gustav Jung, no sólo tomó distancia de Freud, sino que también tomó distancia de la ciencia material que busca comprender nuestro comportamiento, más allá de nuestros complejos o de los síntomas de nuestras "enfermedades" mentales. Jung explicó a través del inconsciente colectivo, la base de nuestro conocimiento como especie o herencia psíquica, de donde cada ser humano cuenta con un conocimiento colectivo que siempre está con nosotros.

Jung además habla de la sincronizacion , como la conexión de la naturaleza con el inconsciente colectivo, explicándose así las mal llamadas "coincidencias" humanas. Cada persona, al tener acceso a una herencia psíquica colectiva, tiene acceso a la naturaleza y se confunde en ella a través de esa conexión. Éste pensamiento, distanciaría a Jung de los investigadores tradicionales europeos, y lo llevará a encontrar relaciones en el tao .


la teoria del cuarenta y seis + 2 hace referencias de la conciencia de Cristo. Según Carl Jung, los seres humanos primitivos tenian cuarenta y dos y 2 pares de cromosomas, y los seres humanos modernos tienen cuarenta y cuatro 2. esto es lo que aparentemente la mayoría de la gente en la tierra se supone que tienen. El próximo paso en nuestra evolución sería entonces cuarenta y seis y 2, que es el humano perfecto, libre de defectos de nacimiento y las enfermedades y otras cosas. Las personas que siguen esta teoría dicen que nuestros cromosomas están vinculados a algún tipo de red de energía que rodea a la tierra, y que vamos a evolucionar para utilizar esta nueva red. PLANTEANDO ASI QUE LA EVOLUCION HUMANA NO SERIA FISICA ,SINO PSIQUICA .

Marcelo TM dijo...

Olga, me había parecido muy interesante tu opinión con respecto al tema, pero me decepcioné cuando me dí cuenta que gran parte de tu comentario era un copy-paste de algún material recopilado de internet (http://knowyourenemies.blogspot.com/2008/08/46-2-just-ahead-of-me.html).

No pido que aquí vayan comentarios creativos, ni originales, ni verdades reveladas, pero si pido un mínimo de respeto al intelecto de los que aquí participamos y copiar y pegar un comentario de otra web y más encima darlo como propio, me parece al límite de lo insultante.

Lo de la teoría de los cromosomas (42+2, 44+2 y 46+2) me huele a charlatanería sin ningún asidero científico. Una más de las muchas teorías psudocientíficas que circulan en libros y webs pero que tienen gran cantidad de adeptos (en este caso, véase a Drunvalo Melchizedek). No niego que sean interesantes pero lo veo solo como entretención al estilo de trivia y no como posibilidad cierta.

En ese sentido la teoría de evolución de Darwin si tiene mucho fundamento científico, estudios que se han ido afirmando y complementando con los nuevos conocimientos. Tal vez la única corriente que cambiaría un poco el paisaje del darwinismo y el neodarwinismo es el de la simbiogénesis que plantea Margulis Lynn. La simbiogénesis trata de que las nuevas especies se crean a partir de asociaciones de otras especies más básicas que en un trabajo solidario producen una especie distinta. Aquí se pierde un poco el "individualismo" que plantea Darwin (entre comillas porque sus estudios se habla del individuo, pero en un entorno y con una relación con las demás especies) dando cabida a "comunidades solidarias" que conviven en un ser vivo.

El conflicto de esta teoría con el neodarwinismo es que no hay consenso en la definición de "especie". El neodarwinismo dice que una especie son aquellos individuos que pueden reproducirse unos con otros y la simbiogénesis dice que dos individuos se consideran de la misma especie cuando comparten al menos el 98% de su material genético. La discrepancia de la primera definición es que los microorganismos quedan fuera y el de la segunda es que hay individuos distintos que comparten esa cantidad de material genético pero que son sumamene distintos (por ejemplo el hombre con el ratón).

En fin, sobre evolución yo creo que aún nos queda mucho por descubrir y aprender...

Erzsebet dijo...

Marcelo, lo de olga me habia llegado por mail, y yo lo publique bajo su nombre ya que fue ella quien lo envio, ahora no se si se habia adjudicado el comentario como propio o nos mando el mail para compartir a lo mejor algo que ella habia encontrado en la web, ya que en el mail venia adjunto.

Con respecto a la simbiogenesis, yo solo he leido el articulo que tu mismo me pasaste una vez y creo que es un tema que muchos podria averiguar mas, incluso yo, ya que derriba muchas cosas de darwin y creo ademas que esta mas cercano a la realidad que otras teorias sobre la evolucion.

y con respecto a la mente cuerpo, creo que el cuerpo es solo nuestro instrumento que nos permite alimentar nuestra mente, pero en vida, con conciencia, nada que tenga que ver con una nueva existencia espiritual ni nada de eso. El ser humano es perfectible, lo que no quiere decir que pueda llegar a ser perfecto, a lo mejor ahi me contradigo, no lo se, si fueramos eternos a lo mejor ni asi, podriamos llegar a ser perfectos.

Faelo dijo...

Como bien dice el dicho "más vale tarde que nunca" acá va mi opinión al respecto. Me pareció muy interesante tu artículo. Es más, me hizo pensar en el Mundo Felíz de Aldous Huxley, en películas como Gattaca,Blade Runner; en El Fin de La Historia y el último Hombre de Francis Fukuyama. En fín, todos esas cosas que hacen pensar en el futuro de nuestra increíble, y muchas veces decepcionante especie humana. Yo creo en la evolución de las especies. A pesar de todo, soy un optimista del ser humano. Creo que a la larga nuestra especie va a tender a la homogeneidad. Está bien, será más aburrido, pero habrá más paz. Lo que quiero decir es que se viene con fuerza el hombre perfecto, en lo genético, en lo cultural. Aunque tambien creo que la espiritualidad siempre estará presente entre nosotros, y si bien nos puede hacer sentir más seguro, nos hace también más cobardes. Naturaleza humana my friend. Si no fuera de esa forma dejaríamos de ser humanos. Una opinión Nietzschiana pero light :-P
See you Bro!